El italiano de la Via Veneto

Cafe de Paris

Paseando por una de las calles más famosas de Roma: La Via Veneto, hogar del famoso Café de Paris inmortalizado en La Dolce Vita por el director Federico Felinni, veo a la distancia a un plantado italiano que camina hacia mí sin quitarle los ojos de encima a mi esposa, quien caminaba embelesada por los escaparates  y tiendas de lujo que ofrece la encantadora avenida.

Conforme caminábamos , este seudo Marcelo Mastroianni con su maldita mirada seductora no dejaba de observarla mientras yo era cómplice de su desfachatada seducción

Cualquier mujer caería rendida a sus pies pero de ninguna manera permitiría yo que eso sucediera con la mía.

Entonces, armado de valor , hinchando el pecho y esperando lo peor, con cara de malo le clavo la mirada y segundos antes de cruzarnos voltea y susurrando a mi oido me dice:

-Hello Kitty

-¿Hello Kitty?  ¿Hola Gatito?

El muy bandido estaba mirándome a mí!

Luego de una coqueta sonrisa se alejó de nosotros, esta vez ante la mirada explososiva de mi mujer y mi congelado e impávido rostro que nerviosamente reflejaba esa famosa frase que dice:

Caras vemos, corazones no sabemos…

5 thoughts on “El italiano de la Via Veneto

  1. No te estaba mirando a ti, esa fue su salida magistral para evitarse que le rompieras la cara

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To use reCAPTCHA you must get an API key from http://recaptcha.net/api/getkey