Perdidos

Muchas veces me perdí buscando una dirección, otras manejando, pero nunca me había perdido en la neblina y menos mar adentro.

Eran  las siete de la mañana cuando salí a encontrarme con mi amigo Foncho para correr la reventazón de Makaha al fondo del muelle de la Rosa Náutica. Al llegar, lo único que se veía era el clásico Volkswagen de mi amigo rodeado de una inusual neblina de verano.

Luego de estacionarme junto a su carro, me cambié y me interné en el mar. La visibilidad era nula, solo se veía hasta diez metros alrededor. Pensando que la neblina sería pasajera, remé hacia la reventazón donde me esperaba el buen Fonchito.

Corrimos algunas olas, de pronto, la neblina se tornó más densa, el mar se calmó y se puso flat (como dicen los sufers cuando el mar está tranquilo y sin viento). Mientras contemplábamos  los delfines nadando alrededor nuestro, la neblina aumentó hasta que nos dejó casi como en el limbo.

No se veía ni escuchaba nada.  Tampoco sabíamos por dónde remar, sin embargo siguiendo nuestro instinto enrumbamos hacia una misma dirección.

Luego de remar a ciegas durante una hora, tuvimos  la suerte de escuchar las piedras de canto rodado golpeando en la orilla, quienes nos guiarían hasta la salida. Realmente un sonido  maravilloso si no sabes dónde está la costa.

Al salir, nada nos pareció conocido.  El paisaje era distinto.

Habíamos salido a la altura de la bajada de Armendariz  por la playa Las Estrellas, nada extraño si no hubiéramos ingresado al mar por la bajada del  Terrazas.

Mientras volvíamos caminando -algo asustados pero felices- hasta donde dejamos nuestros autos, pensé en cuánta gente vive esta angustiosa experiencia aún sin tablas como nosotros y durante muchas más horas e inclusive días, y menos, con el mismo final feliz. Sin contar que estábamos a  pocos miles de metros de la costa.

Ahora  ingreso al mar  solo cuando sale el sol.

3 thoughts on “Perdidos

  1. me encanta leer tu blog, el domingo Punta estaba locazo!! no se veía nada y el mar inmenso, con decirte que no me bañe, me fui a duchar a mi casa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To use reCAPTCHA you must get an API key from http://recaptcha.net/api/getkey