Literal

Últimamente, y como en todas las épocas se utilizan palabras que al igual que el ciclo de vida, nacen, crecen y mueren para dar origen a otras nuevas.

Cada generación se caracterizó por el uso y abuso de vocablos como paja, excelente, alucinante, qué palta, meter floro, mostro, al toque, bacán, lechero, asu madre, chévere, mal, demasiado, etc., para referirse a una situación determinada hasta que se instaló en boca de casi todos el término “literal”

Es lamentable el abuso y sobre todo mal uso que sufre la palabra más prostituida de los últimos tiempos.

Cada frase o comentario -hoy en día- casi siempre cierra con un “literal”, sin importar si ocurre literalmente, tal y como lo estamos verbalizando, en un sentido no metafórico.

Cabe decir, el sentido literal es lo opuesto al sentido figurado.

Podemos decir literal, si alguien es viejo, y está arrugado como pasa, si una persona estaba muy ebria en el piso, “se caía de borracho”  o si alguien le clavó realmente “un puñal por la espalda” a un individuo.

Si verdaderamente vemos a alguien irse por las ramas no porque se desvía de la conversación sino porque efectivamente se escapa por las ramas de un árbol, si observamos a un chino pobre fumar como chino en quiebra o si descubrimos a un panadero con las manos en la masa.

Eso, es literal, y punto. Literalmente.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *