Hija mía

Un día como hoy, hace diez años, nació mi primera hija.

Una experiencia maravillosa que ha cambiado mi vida tanto como ella de tamaño.

Una década de alegrías y también regaños que  cada vez  me vuelven más humano, más sensible y algunas veces hasta medio tonto, como el día que fui con ella a ver  la película animada UP.

Hoy, los films para niños tienen una fórmula infalible para el éxito. La trama o el fondo está escrita para un público adulto, pero la forma, el recurso extraordinariamente animado, está realizado para cautivar también a los niños.

Entonces, cuando me encontraba profundamente conmovido con una escena donde el protagonista pierde a su esposa con la cual no podía tener hijos, una incontenible lágrima se balanceaba traviesamente por mi párpado  la que dejé escapar cuando creía que nadie me estaba mirando.  Justo, en ese preciso instante, escucho una vocecita inocente que me dice:

-Papi  ¿por qué lloras?

Hasta el día de hoy no tengo respuesta, y es que nuestras emociones-creo yo- se acentúan conforme crecen nuestros hijos. Y eso que Mía cumplió solo diez.

Feliz cumpleaños Hija mía.

5 thoughts on “Hija mía

  1. Que buena Christian. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que nuestra emotividad se acentua con los años.

  2. Con los hijos las emociones son a diario, hay que disfrutarlas todas!
    Confieso que se me salió una lágrima.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To use reCAPTCHA you must get an API key from http://recaptcha.net/api/getkey