Chica Coqueta

 

Chica Coqueta Nivea Milk

 

Agosto de 1986. Mi primera presentación.

Era recién aceptado como practicante en Publicitas Imaa, una agencia de publicidad y ya tenía la oportunidad de presentar mi primera idea publicitaria para nada menos que la prestigiosa crema humectante Nivea Milk.

Hoy es tu día Christian. Me dijo Silvia Dammert, mi jefa.

Vas a presentar tu idea a nuestros clientes alemanes.

¿Yo? Dije emocionado pero con pánico de saber que tenía que contar la idea actuándola.

Sí, tú. O acaso… ¿no te atreves?

-Es tu idea ¿no?

Todo hubiera sido más fácil si no se me hubiera ocurrido plantear como idea un striptease, pero al revés.

La idea propuesta llamada “Chica Coqueta” planteaba una sensual chica desnuda que se aplicaba la crema humectante por todo el cuerpo mientras se vestía al ritmo de Ticket to Ride de Los Beatles.

Lo novedoso y osado para la época -mediados de los ochentas- era que la chica desnuda se aplicaba la crema en el hombro y luego se subía el sostén. Se ponía un poco más de crema en la cadera subiéndose después el calzón y posteriormente en las piernas para finalmente subirse las medias y terminar totalmente vestida. Todo mirando coquétamente a cámara como no solía hacerse en aquella época. Realmente una revolución, pensaba yo con la emoción de mi primera vez. Publicitariamente hablando por supuesto.

Todo normal, si no fuera porque tuve que actuar frente a cuatro alemanes y todo el directorio de mi nueva agencia, o sea, gerente, ejecutivos y director creativo. Dieciséis ojos, todos puestos sobre mí.

No solo tuve que actuar como si fuese la modelo que se aplicaba sensualmente la crema para luego colocarse sus prendas íntimas; también tuve que interpretar -frente a un impávido público teutón- la letra del jingle a capela.

Luego de los treinta segundos más largos de mi historia publicitaria, los alemanes no dieron la más mínima muestra si les había gustado nuestra propuesta o no, continuando su agenda sin expresión alguna.

¡No dijeron nada!

Solo cambiaron de tema luego que nuestro gerente me pidiera amablemente que me abandonara el directorio con un frío:

Gracias Christian, puedes retirarte.

Mientras abandonaba mi escenario sin aplausos ni gloria y con la música del chavo en Acapulco como fondo, todo pasó por mi cabeza:

Qué roche!  ¡Qué hice!

-¡No puedo creer que actué como una chica y, qué mal canté dios mío!  Pensaba mientras me dirigía hacia mi improvisado escritorio de practicante: Un archivador de folders frente a la silla más misia de la oficina. La del practicante.

Minutos más tarde recibirá la gran noticia que la idea había sido aprobada para salir no solo en Perú, sino en toda la región, cosa que sirvió para cambiar mi condición de practicante por la de redactor Junior experto en cremas y roches.

Hoy, en mis clases, cuento esta anécdota cuando les pido a mis alumnos salir a cantar jingles frente a todo el salón para que enfrenten  el miedo escénico como afortunadamente lo hice yo muchos años atrás pensando ¿qué hubiera sido de mí si no me hubiera atrevido a contar y cantar una idea como se debe?

¿En dónde estaría ahora?

Felizmente me atreví y aquí estoy, después de ventinueve años, trabajando como Creativo Publicitario en prestigiosas agencias como Publicitas IMAA, Properú, Publicistas Asociados, Fondo y Forma, J W Thompsom y MACLEAN Publicidad- mi propia agencia- y como profesor de creatividad publicitaria en el Istituto Peruano de Publicidad. Mi alma Máter.

 

Los invito a ver el comercial con el que inicié mi carrera como creativo publicitario filmado por Cinesetenta con la dirección del recordado Alfonso Maldonado allá por 1986.

Base del Jingle  Ticket to Ride de Los Beatles

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *